Santa Kateri Tekakwitha, ecología integral y sabiduría tradicional

por | Jul 14, 2022 | Blog, Noticias y Actualizaciones, Oración | 0 Comentarios

Por Bill Jacobs and Kat Hoenke
Ecologista y fundadora del Centro de Conservación Santa Kateri; ecologista espacial

América del Norte y la Iglesia católica han sido ben- decidas con una santa indígena de los nativos ameri- canos, de los pueblos originarios y de los conocimien- tos ecológicos tradicionales: Kateri Tekakwitha.

Santa Kateri nació en 1656 en lo que hoy es el norte del estado de Nueva York, Estados Unidos. La madre de Kateri era algonquina y su padre era kanienkehaka (mohawk). Su madre, su padre y su hermano murieron de viruela cuando Kateri tenía unos 4 años. La epidemia de viruela se cobró la vida del 50% o más de la población indígena. Kateri sobrevivió. Sin embargo, quedó con cicatrices y parcialmente ciega. Kateri fue adoptada por su tío y dos tías, todos ellos miembros del Clan de la Tortuga de la Confederación Haudenosaunee (Iroquois).

Kateri creció como otras niñas indígenas de su época en la Tierra. Sus días estaban llenos de quehaceres, ayudando a la familia y a los vecinos, aprendiendo y planeando su futuro. Kateri se convirtió en una joven modesta con una personalidad cariñosa y amable.

Ayudaba a sus tías a trabajar en los campos donde cultivaban maíz, fríjoles y calabaza (las “Tres Hermanas”) y cuidaba de la casa tradicional en la que vivían. Kateri recogía leña en el bosque y plantas para fabricar medicinas y tintes. Recogía agua de los arroyos y manantiales que brotaban del suelo. A pesar de su escasa visión, Kateri se convirtió en una experta en la elaboración de pedrería.

Bill Jacobs

Kateri y sus Pueblos Indígenas tenían un profundo conocimiento de los campos, bosques, ríos, plantas y animales de su tierra natal. Durante muchos miles de años, los pueblos indígenas de su tierra natal gestionaron la tierra local para obtener alimentos, medicinas, refugio y ropa. Utilizando técnicas como la quema cultural de los bosques, gestionaban la tierra en beneficio de las personas y de la naturaleza, entre las que no había separación.

Cazaban, pescaban, cultivaban, recolectaban, cosechaban y comerciaban para satisfacer sus necesidades materiales y espirituales, muy conscientes de los ritmos de la naturaleza inscritos por nuestro Creador. Su pueblo indígena se consideraba uno con la comunidad natural, con otros seres como parientes, hermanas y hermanos.

Kateri y sus Pueblos Indígenas daban habitualmente las gracias por la creación que les rodeaba, desde las personas y la Madre Tierra, el agua, los peces, las plantas, los animales, los cuatro vientos, el sol, la luna y las estrellas hasta el Creador o Gran Espíritu.

Kateri se interesó por el catolicismo mientras escuchaba a los sacerdotes jesuitas que visitaban su pueblo. A los 19 años, Kateri se bautizó. Decidió aceptar plenamente a Jesús y se negó a casarse. La nueva fe y la elección de vida de Kateri no encajaban del todo con las expectativas de su pueblo, lo que la llevó a viajar más de trescientos kilómetros hacia el norte a través de bosques y ríos hasta la misión católica de San Francisco Javier en Sault Saint-Louis, cerca de Montreal. El viaje de Kateri por el desierto duró más de dos meses.

St. Kateri habitat in California, USA

En varios países, los conocimientos de los pueblos indígenas sobre las relaciones de los seres vivos -incluidos los humanos- con el Creador y la creación se transmiten oralmente de generación en generación. En Norteamérica, esto se conoce como Conocimiento Ecológico Tradicional (TEK), Conocimiento Indígena o Ciencia Indígena. El conocimiento íntimo de Kateri sobre Dios y la creación antes de que los ecosistemas se degradaran, dañaran o destruyeran sería la envidia de cualquier ecologista de hoy.

Kateri, cuya salud siempre fue débil, murió el 17 de abril de 1680, tras una larga enfermedad. Tenía 24 años. La existencia piadosa de Kateri no terminó con su muerte física. Tres personas tuvieron visiones de ella en la semana siguiente a su muerte. Se construyó una capilla cerca de su tumba y pronto empezaron a llegar peregrinos, tanto indígenas como europeos, para dar gracias a Dios por esta santa mujer.

Kat Hoenke

Kateri se le apareció a un misionero jesuita que la conocía, el padre Claude Chauchetière, a quien pidió que le hiciera un retrato (véase el cuadro de arriba). El Padre Chauchetière pasó los siguientes quince años de su vida trabajando por la canonización de Kateri. En 2012, Kateri fue canonizada por el Papa Benedicto XVI. Hay muchos relatos de milagros atribuidos a la intercesión de Kateri, que continúan hasta el día de hoy.

Este mes, reconocemos el Conocimiento Ecológico Tradicional y la fe de Santa Kateri, junto con la ciencia occidental, a través de la creación de los Hábitats de Santa Kateri para las personas y la vida silvestre en casa y en nuestras comunidades locales. El Conocimiento Ecológico Tradicional y la ciencia moderna, combinados con la fe, la esperanza y el amor, forman la base de una ecología verdaderamente integral.

El Santuario Nacional de Santa Kateri Tekakwitha en EE.UU. está en Fonda, Nueva York, y en Canadá está en el territorio Mohawk de Kahnawake.

Lee más:

Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

Las historias y declaraciones escritas por el Movimiento Laudato Si’ representan el trabajo de la organización y/o de más de un miembro del personal del movimiento.

0 0 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments