5 formas de disfrutar de un San Valentín sostenible

por | Feb 9, 2022 | Blog, Noticias y Actualizaciones | 1 Comentario

Esta mañana, mientras reunía algunas de «mis cosas favoritas» para inspirarme, mi hijo entró y quedó inmediatamente cautivado por una caja con forma de corazón que había recibido hace muchos días de San Valentín.

A lo largo de los años, esta caja nos ha ayudado a mi esposo y a mí a expresar el amor de diferentes maneras. Pero cuando mi hijo la cogió y la miró con fascinación, me di cuenta de que había llegado el momento de que la caja adoptara un tipo de amor familiar, o amor estorgico.

La antigua palabra griega «storge» puede aplicarse a un profundo compromiso a largo plazo que tenemos con todo lo que nos rodea. Es el tipo de amor que tenemos por nuestra familia, y el tipo de amor que estamos llamados a tener por la creación de Dios.

Como escribió el Papa Francisco en Laudato Si’: «El mundo es un misterio gozoso que contemplamos con jubilosa alabanza» (LS 12).

Este Día de San Valentín, demuestra tu amor por la Madre Tierra.

Con demasiada frecuencia nos olvidamos de este tipo de amor por nuestra casa común en la fiesta del amor, San Valentín. Gastamos miles de millones en tarjetas y caramelos, y nos dejamos llevar fácilmente por un torbellino de compras y gastos innecesarios (LS 203). 

Pero este Día de San Valentín, no caigas en el marketing y los trucos: toma la decisión consciente de enamorarte de la creación de Dios. Ya sea que lo celebres solo, con una pareja romántica, con amigos o con la familia, he aquí cinco maneras de disfrutar de este día especial mientras honras a nuestra casa común.

Enamórate de la creación: 5 formas de disfrutar de un San Valentín sostenible

1. ¡Ámate a ti mismo!

Sabemos que para poder amar a los demás, debemos amarnos de verdad a nosotros mismos. Es una paradoja de nuestro tiempo que, mientras parece haber un énfasis en el individualismo, descuidamos el cuidado de nosotros mismos.

Algunas de mis cosas favoritas.

Tómate un momento para disfrutar de la gratitud que tienes por todo lo que Dios te ha dado. Mira alrededor de tu casa, de tu vecindario, y tómate un momento para conectarte con Dios. Pueden ser sólo unos segundos, o pueden ser unos minutos. Cualquier tiempo que tengas es perfecto. Intenta no pensar en lo que está mal, sino que simplemente utiliza este tiempo para apreciar la belleza de tu vida.

«La espiritualidad cristiana propone un crecimiento con sobriedad y una capacidad de gozar con poco. Es un retorno a la simplicidad que nos permite detenernos a valorar lo pequeño, agradecer las posibilidades que ofrece la vida sin apegarnos a lo que tenemos ni entristecernos por lo que no poseemos» (LS 222).

2. Regalos de manualidades: tarjeta y ramo de flores comestibles

Elabora de forma creativa una tarjeta o carta única con palabras sentidas que fortalezcan una relación, dejando al destinatario un sentimiento especial en su interior y un recuerdo libre de residuos que atesorará de por vida.

Considera la posibilidad de incluir un cupón para una bonificación adicional, como un masaje, un desayuno en la cama, una experiencia futura o cualquier otra gratificación personalizada que se te ocurra. En cuanto al ramo, diviértete preparando un arreglo deliciosamente original.

Esto también puede ser una oportunidad para involucrar a los niños, ya que la buena educación planta semillas cuando somos jóvenes, y éstas siguen dando frutos durante toda la vida (LS 213).

3. Conecta con Dios en la creación

Haz una caminata, ve a nadar o simplemente encuentra un lugar en la naturaleza donde puedas sentarte, orar y meditar mientras disfrutas de las creaciones de Dios con tus cinco sentidos. Experimenta las maravillosas vistas, sonidos, olores y texturas, y deja que tu voz se regocije tarareando, cantando, entonando o alabando al Señor.

Podemos decir «gracias» como expresión de auténtica gratitud por lo que se nos ha dado… estos sencillos gestos de sincera cortesía ayudan a crear una cultura de vida compartida y de respeto por nuestro entorno (LS 213). Al aprender a ver y apreciar la belleza, aprendemos a rechazar el pragmatismo interesado (LS 215).

4. Cuida la naturaleza

Hay muchas maneras de cuidar la Madre Tierra. Puedes optar por el bricolaje plantando un árbol, cultivando un huerto o recogiendo la basura en un hábitat natural. También puedes buscar organizaciones en tu zona que ofrezcan oportunidades de colaboración para que te involucres en una iniciativa comunitaria o para que apoyes a empresas que operan de forma sostenible y que proporcionan bienes, servicios o experiencias al tiempo que ayudan a preservar la naturaleza.

5. Firma la petición Planeta sano, gente sana

Como católicos y personas de fe, estamos llamados a rezar, actuar y defender nuestra casa común. Este Día de San Valentín, ama de verdad nuestra casa común firmando la petición Planeta Sano, Gente Sana. Esta petición ha sido firmada por decenas de miles de católicos de todo el mundo y pide a los gobiernos del mundo que tomen medidas ambiciosas en la próxima conferencia de las Naciones Unidas sobre la biodiversidad. ¡Firma la petición!

Actúa: firma la petición «Planeta sano, gente sana»

¿Cómo vas a celebrar el Día de San Valentín? Cuéntanoslo en la sección de comentarios.

Valeria Morrow
Valeria Morrow

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Miriam
Miriam
9 months ago

Como nos hemos descuidado del amor real y que gusto que alguien nos recuerde y nos reconecte con el. Gracias Valeria por poner luz en el planeta en tantos formatos.