Encuentro Laudato Si’: Guía de Oración Mensual Marzo 2022

por | Mar 2, 2022 | Blog, Círculos, Noticias y Actualizaciones | 1 Comentario

Arrepentimiento
Marzo 2022

Intención Mensual

Por Laura Morosini
Directora de Programas en Europa, Movimiento Laudato Si’ 

“‘Los desiertos exteriores se multiplican en el mundo porque se han extendido los desiertos interiores», la crisis ecológica es un llamado a una profunda conversión interior.” (LS 217).

Querido Dios, en esta Cuaresma y mientras vivimos con aprensión lo que está ocurriendo en Ucrania, se nos invita a vivir una conversión ecológica tan profunda que sea «evidente» en nuestras «relaciones con el mundo que nos rodea». ¿Es nuestro compromiso tan evidente? ¿Encontramos la manera de compartirlo con nuestros compañeros de viaje? ¿Nos tomamos tiempo para profundizar en nuestro compromiso en nuestros desiertos? Que el Señor, con el testimonio de nuestros hermanos y hermanas de Europa que han escrito y recopilado el Encuentro Laudato Si’ de este mes, nos guíe para encontrar las respuestas en este tiempo.

Oración de San Patricio

Me levanto hoy
Por medio del poder del cielo:
Luz del sol,
Esplendor del fuego,
Rapidez del rayo,
Ligereza del viento,
Profundidad de los mares,
Estabilidad de la tierra,
Firmeza de la roca.

Me levanto hoy
Por medio de la fuerza de Dios que me conduce:
Poder de Dios que me sostiene,
Sabiduría de Dios que me guía,
Mirada de Dios que me vigila,
Oído de Dios que me escucha,
Palabra de Dios que habla por mí,
Mano de Dios que me guarda,

Sendero de Dios tendido frente a mí,
Escudo de Dios que me protege,
Legiones de Dios para salvarme
De trampas del demonio,
De tentaciones de vicios,
De cualquiera que me desee mal,
Lejanos y cercanos,
Solos o en multitud.

Cristo escúdame hoy
Contra filtros y venenos, Contra quemaduras,
Contra sofocación, Contra heridas,
De tal forma que pueda recibir recompensa en abundancia.

Cristo conmigo,
Cristo frente a mí,
Cristo tras de mí,
Cristo en mí, Cristo a mi diestra,
Cristo a mi siniestra,
Cristo al descansar,
Cristo al levantar,
Cristo en el corazón de cada hombre que piense en mí,
Cristo en la boca de todos los que hablen de mí,
Cristo en cada ojo que me mira,
Cristo en cada oído que me escucha.

Me levanto hoy
Por medio de poderosa fuerza
Del Creador de la Creación.

La Cuaresma nos muestra cómo llenar esos «desiertos internos»

“‘Los desiertos exteriores se multiplican en el mundo porque se han extendido los desiertos interiores», la crisis ecológica es un llamado a una profunda conversión interior […] Les hace falta entonces una conversión ecológica, que implica dejar brotar todas las consecuencias de su encuentro con Jesucristo en las relaciones con el mundo que los rodea” (LS 217).

“Jesús, lleno de Espíritu Santo, se volvió del Jordán, y era conducido por el Espíritu en el desierto, durante cuarenta días, tentado por el diablo. No comió nada en aquellos días y, al cabo de ellos, sintió hambre» (Luke 4:1-2).

Marta Abramczyk

Por Marta Abramczyk
Amiga del Movimiento Laudato Si’ Polonia

El fragmento citado del Evangelio de San Lucas nos lleva al desierto donde Jesús se enfrenta al diablo. Jesús es tentado por el diablo, pero sale victorioso.

En la tradición de la Iglesia, las tres tentaciones de Jesús son la de satisfacer los sentidos (gula, lujuria), el poder y la riqueza (avaricia) y la de hacer alarde de sí mismo (orgullo, vanidad), contra las que San Juan nos advierte en su primera carta: “Puesto que todo lo que hay en el mundo – la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos y la jactancia de las riquezas – no viene del Padre, sino del mundo» (1 Juan 2:16).

El remedio para estas tres tentaciones son las tres prácticas que se siguen especialmente durante la Cuaresma, es decir, la oración, la limosna y el ayuno. Las Escrituras las recomiendan como una forma de ejercicio (Mateo 6: 1-18; 1 Corintios 9: 25-27; 1 Timoteo 4: 7-8).

Mediante el ayuno y otras formas de renuncia, aprendemos a controlarnos. Con la limosna, aprendemos a desprendernos de las cosas materiales y evitamos crearnos falsas necesidades. Mediante la oración, especialmente con el uso de la Sagrada Escritura, como hizo Jesús, nos ponemos humildemente ante Dios, confiando en la gracia del Señor.

El desierto en el que tiene lugar esta confrontación puede compararse también con el interior humano. En todos nosotros hay un cierto vacío que nos cuesta soportar y que necesita ser llenado. Si no hacemos nada al respecto o sólo lo llenamos con sustitutos -cosas que se pueden comprar, placeres y diversión, pecado o incluso cierto tipo de relaciones-, esto acabará perjudicándonos no sólo a nosotros mismos, sino también a nuestros vecinos, a nuestras sociedades y al mundo que nos rodea.

«Los desiertos externos en el mundo están creciendo, porque los desiertos internos se han vuelto muy vastos». Estas palabras de Benedicto XVI suenan especialmente fuertes hoy, en la época de las crisis ecológica y social, al tiempo que apuntan a sus causas más profundas.

Pero, ¿cómo hacer frente a este vacío interior, cómo llenarlo? «Nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en Dios», dice San Agustín. Y sí, sólo Dios es la fuente que puede llenar verdaderamente este vacío, traer paz, armonía y plenitud. Es Dios quien nos da el poder de resistir la tentación, de alejarnos del mal y de volvernos hacia el bien, la belleza, el amor y la verdad. 

Volvamos a mirar la primera frase de nuestro pasaje. El Evangelio dice que Jesús, en el desierto, estaba «lleno del Espíritu Santo» y esa es la pista más importante para nosotros. Nosotros también debemos estar llenos del Espíritu Santo. Recibimos el Espíritu Santo en el sacramento del bautismo y de la confirmación, pero debemos invitar constantemente al Espíritu Santo a nuestra vida para que guíe nuestros caminos y nuestros desiertos interiores para llenarlos. Y entonces, dice el profeta Isaías (32, 15:17)

“(…) «Al fin será derramado desde arriba sobre nosotros espíritu. Se hará la estepa un vergel, y el vergel será considerado como selva. Reposará en la estepa la equidad, y la justicia morará en el vergel; el producto de la justicia será la paz, el fruto de la equidad, una seguridad perpetua».

¡Ven Espíritu Santo!

El autor desea agradecer «El Evangelio de Lucas (Comentario Católico a la Sagrada Escritura)», de Pablo T. Gadenz, que ha ayudado a esta reflexión.

Salvando lo que queda de una humanidad silenciosa, usada y abusada
Escuchar el clamor de la creación

Por Matilde Calandrelli and Edoardo Barbarossa
Círculo Laudato Si’, Diócesis de Melfi-Rapolla-Venosa en Italia; y Círculo Laudato Si’ de Modica (Italia)

En el CAMS (Centro Accoglienza Migranti Stagionali – Centro de Acogida Temporal de Migrantes) del Palazzo S. Gervasio (Basilicata, Italia), gravitan hermanos, hombres desesperados, con sus esperanzas e ilusiones de redención.

El derruido cobertizo destila la presencia de más de 300 almas de personas invisibles que trabajan en el campo con humildad, con paciencia, y que son explotadas cada día sólo para asegurar la supervivencia a quienes les esperan en tierras lejanas. Ese frío dormitorio nos habla de un cansancio nunca calmado por el poco tiempo, entre el amanecer y el atardecer, que les separa de una nueva jornada de trabajo.

Es el grito de toda la creación, porque en este drama de la inhumanidad estas personas llevan consigo las heridas de su tierra, los orígenes negados o rechazados por la guerra o la pobreza, la separación de sus familias, el cordón umbilical que nos une a todos con nuestra tierra. El drama de los afectos lejanos, de los sueños no realizados.

Hay campos que llevan a las personas a aislarse cada vez más y a expresar comportamientos conflictivos hacia otras personas, sobre todo si son vistas como diferentes, por ideas, sexo, raza o religión. Es necesario recordar la belleza de las relaciones familiares, afectivas, sociales y culturales, y reconstruirlas a pesar del bombardeo de visiones conflictivas y de la sensación de que ya no hay espacio para el bien común, en el que también está el mío y el nuestro.

Lo que queda es la dignidad de estos hermanos cuya humanidad no debe ni puede sernos ajena.

El lago Marózek como refugio para todos
Escuchar el canto de la creación

El lago de Marózek se encuentra en Mazury, o «el país de los mil lagos» y una de las regiones más bellas de Polonia. Los bosques y los lagos proporcionan a la vez refugio a los animales y a las personas que quieren abandonar el caos, el ruido y el ritmo acelerado de la vida en la ciudad.

El «Centro Laudato Si» alimenta las actitudes necesarias para cuidar la creación
Historia de conversión ecológica

«Intercambio de Bondad» evento organizado por el «Centro Laudato Si'» de la comunidad Sursum Corda.

Por el P. Paweł Drobot, CSsR (Congregación del Santísimo Redentor)

P. Paweł Drobot, CSsR

Cuando oí hablar por primera vez de la ecología integral propuesta por el Papa Francisco, me emocioné mucho. Cuidar de nuestra casa común y de toda la creación es, al fin y al cabo, una responsabilidad y una misión que Dios ha confiado a la humanidad, como se ve en los primeros capítulos del Génesis.

A menudo me siento impotente ante los grandes procesos sociales y económicos que contribuyen a la degradación del entorno natural. Para mí, cuidar de nuestra casa común significa también respetar y proteger la vida humana desde el momento de la concepción hasta la muerte natural. También aquí me siento muy impotente ante la degradación de los corazones y las conciencias de muchas personas.

Como persona implicada en la evangelización directa -predicación, retiros y misiones- no he tenido la oportunidad de implicarme personalmente en actividades estrictamente relacionadas con la incidencia ecológica. Sin embargo, esto no significa que el tema no me interesara.

Estuve a cargo de una casa de retiros durante cinco años. Allí pude responsabilizarme del reciclaje de residuos. Di a cada grupo visitante una pequeña formación y le expliqué los principios de la separación de residuos. Los efectos fueron positivos. Por supuesto, éste es sólo un aspecto de la ecología integral. Al fin y al cabo, su objetivo es proteger la creación y la vida, que nos ha regalado Dios. Creo que lo más importante es dar pasos pequeños pero concretos.

Un día se me acercó una mujer de la comunidad Sursum Corda. Me preguntó mi opinión sobre la ecología. Le dije que este importante campo podía desarrollarse en nuestra comunidad, ya que nuestra actividad principal era la evangelización.

Este fue el comienzo de nuestro «Centro Laudato Si'». Perseguimos objetivos pequeños pero tangibles destinados a alimentar una actitud de cuidado de la creación. Organizamos eventos regulares en Cracovia llamados «Intercambio de bienes», donde la gente de la comunidad puede compartir sus pertenencias con los demás. Hemos creado un grupo en las redes sociales para facilitar el intercambio de bienes. De este modo, muchas cosas tienen una segunda o incluso tercera vida en lugar de ir a la basura.

El año pasado, durante el Adviento, celebramos una reunión para mostrar cómo podemos inspirarnos en Laudato Si’ al preparar la Navidad. Nos centramos en cómo resistir a la mentalidad del consumismo masivo, que ha sustituido a la preparación espiritual para celebrar el nacimiento de Cristo, nuestro Salvador.

Gracias a este encuentro, me di cuenta de que cada uno de nosotros es responsable de cuidar nuestra casa común, incluso decidiendo la cantidad de productos que compramos, o resistiendo conscientemente a ser manipulados por los anuncios que alimentan el insaciable consumismo tan evidente en el período previo a la Navidad.

Incluso la simple decisión de abstenerse de comprar los domingos es un acto de cuidado de nuestra casa común. El domingo es, después de todo, un día de descanso para las personas y para la creación. Leemos en la Biblia que incluso Dios descansó en ese día.

Por último, me gustaría compartir una cosa más. El 15 de agosto de 2021, con motivo de la celebración de la Asunción de la Santísima Virgen María, el Secretariado General para la Evangelización de la Congregación del Santísimo Redentor publicó un documento titulado «Una aproximación redentorista a la pastoral social: justicia, paz e integridad de la creación». El documento pretende ayudar a los redentoristas y a nuestros asociados laicos en el compromiso social y comunitario. 

También hay un extenso capítulo sobre cómo los redentoristas y los laicos deben implicarse en los esfuerzos por promover la ecología integral. Así, el cuidado de la creación forma parte de la misión evangelizadora de la Iglesia.

San Oscar Romero
Festividad: 24 de marzo
Santo inspirador

Oscar Romero fue arzobispo de San Salvador desde 1977 hasta su asesinato en 1980. Al principio se le consideraba una opción conservadora como arzobispo, pero cada vez se mostró más abierto a las violaciones de los derechos humanos en El Salvador, especialmente tras el asesinato de su amigo íntimo, el padre Rutilio Grande, en marzo de 1977.

Durante sus tres años como arzobispo, Romero denunció repetidamente la violencia y habló en nombre de las víctimas de la guerra civil. En una época de fuerte censura de prensa, sus emisiones semanales de radio eran a menudo la única manera de que la gente pudiera conocer la verdad sobre las atrocidades que estaban ocurriendo en su país. Defendió el derecho de los pobres a exigir cambios políticos, lo que le convirtió en un adversario molesto para los gobernantes del país.

Un mes antes de ser asesinado, Romero escribió al presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, para pedirle que dejara de apoyar al gobierno salvadoreño y de suministrarle armas y asesores militares. Y la víspera de su asesinato, instó a los soldados y a la policía a que no siguieran las órdenes de matar a los civiles, y a que cesaran la represión:

«Los campesinos que matáis son vuestros propios hermanos y hermanas», predicó. «Cuando oigáis a un hombre que os diga que matéis, recordad las palabras de Dios: ‘No matarás’. En nombre de Dios, y en nombre de este pueblo que sufre, cuyos lamentos se elevan al cielo cada día más tumultuosos, os ruego, os suplico, os ordeno en nombre de Dios: ¡parad la represión!»

Monseñor Romero fue asesinado a tiros el 24 de marzo de 1980, a los 62 años, mientras celebraba la misa. En la década siguiente, unos 70.000 salvadoreños fueron asesinados en la guerra civil.

Monseñor Romero fue una de las figuras más notables del siglo XX, que merece ser conmemorada junto a Martin Luther King y Mahatma Gandhi como un pacificador que sacrificó su vida frente a la injusticia. El mundo actual necesita desesperadamente más figuras como Romero, líderes con el valor, la fe y el amor para defender a los pobres contra la injusticia.

Romero es, en particular, una figura inspiradora para cientos de millones de católicos de todo el mundo. No se limitó a hablar de la necesidad de amar al prójimo, sino que nombró con valentía las injusticias que asolaban su país. Nos recordó que Cristo se encuentra en las personas que viven en la pobreza, y que no podemos ignorar el sufrimiento de nuestros hermanos y hermanas necesitados.

Fuente: CAFOD

‘Laudato Si’ es nuestra brújula social’
¿Cómo vas a vivir la Cuaresma?

Por Paolo Anselmo
Círculo Laudato Si’ de Vallesusa (Italia)

El Círculo Laudato Si’ de Vallesusa nació en 2020, tras el curso de Animadores Laudato Si’ que tuvo lugar durante el confinamiento. Colaboramos estrechamente con la Diócesis de Susa.

El Círculo nace para reunir en la oración a personas que sienten, en su interior, el deseo de comprometerse con la Tierra y con los pobres. Este compromiso con la creación, con la ecología integral, nos da muchas motivaciones para llevar a cabo una serie de acciones concretas en nuestro territorio. 

Entre ellas, nuestros Animadores Laudato Si’ están comprometidos con nuestro párroco, don Luigi Chiampo, y con otras asociaciones del territorio, en el servicio en la frontera entre Italia y Francia dirigido a los migrantes y a las familias.

Conocemos las historias de los migrantes, unos 80 al día, que transitan desde Oulx, ayudados en el «Rifugio Massi» para ir a Francia y guiarlos si no por la fe, por la esperanza de una vida más humana. Llevan años viajando y los niños han crecido en esta situación migratoria.

Ningún obstáculo les detiene, ni burocrático ni físico: lo resisten todo. Ellos también tienen una estrella en sus ojos, la de la supervivencia y una vida digna para ellos y sus familias.

Al no ocuparnos de ellos les estamos negando todo esto. ¿Cómo hacerlo? Tenemos la Laudato Si’ como brújula social. Intentemos aplicarla con oraciones y acciones. Miremos a nuestro alrededor y descubramos las pobrezas sociales y morales que nos cuestionan y pensemos en cómo intervenir.

Seamos un movimiento mundial, y tratemos de entender qué podemos hacer con nuestras organizaciones europeas cerca de estas situaciones migratorias, donde las personas son sometidas a abusos y torturas, no aceptables para nuestras conciencias de creyentes. Hagamos sentir nuestra atención y nuestro amor, posiblemente con lugares de acogida.

Por eso, en comunión de oración, en esta Cuaresma, te invitamos en particular a tres acciones:

  1. Cada viernes, en los canales de YouTube y Facebook, podemos rezar juntos las estaciones del Vía Crucis Laudato Si’, para vivir más profundamente el clamor de la Tierra y de los pobres en memoria de las llagas de nuestro Señor Jesucristo.
  2. A lo largo de la Cuaresma, te invitamos a tener un estilo de vida más sostenible, a elegir tener un menor impacto en nuestro planeta. Comenzamos por reducir nuestro consumo de carne.
  3. Por último, a lo largo de la Cuaresma promoveremos el nuevo curso de formación de Animadores Laudato Si’. Una forma maravillosa de caminar juntos, y vivir la misión del Movimiento Laudato Si’ de «inspirar y movilizar a la comunidad católica para cuidar nuestra casa común y lograr la justicia climática y ecológica.» Somos testigos de esta gracia que hemos recibido a través del curso de Animadores, y te invitamos a que, como nosotros, pases la voz.
Laudato Si’ Movement
Laudato Si’ Movement

Las historias y declaraciones escritas por el Movimiento Laudato Si’ representan el trabajo de la organización y/o de más de un miembro del personal del movimiento.

4.8 4 votes
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Maritza Mantilla
Maritza Mantilla
8 months ago

Buenos días. Muy interesante las propuestas y las oraciones.
Me gustaría saber como se denominan en you tobe para hacer el viacrucis.
Me encanto el nombre del grupo Laudato Si para no decir reciclaje.
Tienen ya el manual. Como hacer una red? con los niños del mundo como lo es la Infancia Misionera. Valdría la pena estructurarlo y organizarlo a nivel mundial.
Yo soy religiosa salesiana.
Sacar etapas desde Preescolar logotipo signo de pertenencia. Los niños en edad escolar hasta los padres de familia.

Seguiremos hablando. todo tiene su inicio y esta es una linda iniciativa.

Buen día.
Sor Eva Maritza Mantilla C
FMA