Caminata Laudato Si’ – Jardín de Getsemaní

por | Abr 14, 2022 | Blog, Noticias y Actualizaciones, Oración | 1 Comentario

Jueves 15 de abril
JUEVES SANTO – AÑO C
Lc 22,39-46

Hoy entramos en la culminación de la historia de la salvación, con la liturgia del triduo pascual. Con el triduo pascual concluiremos también este itinerario de profundización del Evangelio, leído con la mirada sugerida por la Laudato Si’ de San Francisco y la Laudato Si’ del Papa Francisco, en relación con la creación. Te invitamos a detenerte, a tomarte el tiempo de analizar y orar sobre estos versículos de la Palabra. Por ello, la lectura de los pasajes de Lucas de estos días solemnes se centrará en la localización de los hechos, inmersos en la creación. Un huerto, una montaña y un jardín. Esta tarde nos encontramos en el huerto de Getsemaní, en compañía de los olivos en la hora de la oración, del abandono, de la agonía de Jesús.

Getsemaní, en hebreo «gat šemanîm» significa «molino de aceite», quizás mejor «prensa», el lugar donde se prensan las aceitunas. El lagar en la tradición judía recuerda la venganza de Dios, por ejemplo, cuando el profeta Isaías dice: «He pisado yo solo el lagar, y de los pueblos nadie estaba conmigo» (Is 63:3). Hoy conocemos mejor, en este molino, lo que es la venganza de Dios a través de la experiencia de Jesús. Una narración, la de Lucas, que nos describe a un hombre profundamente humano, que sufre, que suda sangre, que llora, un Cristo paciente que gracias a la cultura franciscana que nos ayudó, siglos después, a salir de la imagen «gloriosa» de la cruz, casi como si Dios no hubiera sufrido la pasión, sabiendo que resucitaría. En cambio, Lucas, y luego el arte y la cultura que se desarrollaron a partir del siglo XIII, se empeñan en contarnos la agonía, el sufrimiento, el llanto de Dios ante la prueba.

Oración en el jardín, Andrea Mantegna, 1455, National Gallery de Londres

Aquí vuelven muchos temas que ya hemos visto, a lo largo del camino de la Cuaresma de hace unas semanas, en la escena de la Transfiguración: el diálogo Padre-Hijo, la búsqueda del rostro, la compañía de los tres apóstoles, que no entienden lo que tienen delante. Aquí, casi en contraste con la luz del monte Tabor, las tinieblas descienden sobre este monte, es de noche, y la narración de Lucas cuenta todas las horas de la noche, de la captura, del juicio, de la prueba, de la soledad, del eclipse en el que a mediodía oscurece toda la tierra. Una noche que dura todo el día, con decepción, con silencio. Es la noche de la antigua creación, que precede al amanecer de un nuevo día. Ocurrirá como en la primera creación, cuando había oscuridad, y con una palabra creó la luz. Pero hoy, después de la fiesta del Cenáculo, un poco borrachos y un poco conmocionados, al comienzo de esta larguísima noche, entramos en el recinto del molino.

En comparación con los demás evangelistas, el relato de Lucas se centra en el tema de la misericordia. Su narración, en este pasaje tan delicado en el que brilla toda la tensión humana y divina de Jesús, pretende mostrarnos el rostro misericordioso del Padre. Jesús se preocupa por sus discípulos, más que por él mismo, cuando les dice: «Rezad para no caer en la tentación». El pensamiento de él se dirige a nosotros, que borrachos corremos el riesgo de no entender lo que vivimos, lo que está delante de nosotros.

«Jesús salió como de costumbre al Monte de los Olivos«. Jesús sale del cenáculo, sale de una casa hecha de muros, y a partir de ese momento pasará por palacios y lugares de tortura, por patios abiertos, por las calles, hasta llegar a un monte. A partir de ese momento vivirá completamente fuera, inmerso en la creación y en el clamor generado por la justicia humana. Lucas ni siquiera menciona Getsemaní, pero nos habla de la prensa describiendo el rostro de Jesús. Lugar de costumbres, cada tarde de esta semana Jesús se retira en oración precisamente «en este lugar«, en este templo. También los discípulos están con él. «Llegados al lugar«, dicho por Lucas, nos muestra el valor sagrado de este jardín, porque en la tradición el lugar era el templo de Dios, todo lo demás era un no-lugar. El lugar es el espacio de diálogo con Dios, donde se reza. Y de hecho Jesús se lo pide a sus amigos: «Rezad», les pide casi como una súplica. Nos lo pide a nosotros esta noche, dentro del clamor que vivimos cada día. Debemos aprender a rezar, a pedir a Dios no lo que queremos, sino lo que es bueno. ¿Rezar para qué?

«Rezad para no caer en la tentación«. Las tentaciones son las que vimos al principio de la Cuaresma, en el desierto: el pan, el poder, Dios con una varita mágica, en definitiva, la tentación de ser «yo el centro», de poseer todas las cosas, de dominar las relaciones con los demás, mi relación con el planeta. La oración es fundamental en nuestro proceso de conversión ecológica, no es sólo un hábito bonito o algo que se hace porque nos lo dice la parroquia o la diócesis, sino que es la base para no caer en la tentación. Jesús entra en el jardín, pero pide no caer en la tentación.

Foto: nappy/Pexels

«Se retiró como a un tiro de piedra más allá de ellos, se arrodilló y oró«, Jesús en primer lugar se aleja de los discípulos, busca el diálogo íntimo, se separa porque es «santo». Pero es bueno detenerse un momento en esta expresión, ¿por qué un tiro de piedra? La referencia es a la huida del rey David, perseguido por su hijo Absalón (en hebreo אַבְשָׁלוֹם, que significa «el padre es la paz») que, refugiándose en el Monte de los Olivos, es atacado por un lanzamiento de piedras. Jesús, el nuevo David, está ahora «casi» a tiro de piedra, está al alcance de sus discípulos. Todos pueden herirle, todos podemos herirle, con la negación, con la soledad, con la traición: Jesús es el cordero que se deja herir por sus discípulos. El mal profundo es el abandono, el sufrimiento de Dios está en su soledad con respecto al hombre. Y en el lagar de Getsemaní, esta tarde, este abandono es llevado al nivel más alto, cuando Jesús mismo va a sentir el abandono del Padre. Plenamente humano, Jesús elige vivir en sí mismo este inmenso drama que el hombre experimenta cuando abandona a Dios. Pero en su caso todo es más agudo, siendo una laceración de la misma trinidad, el abandono del Padre con el Hijo. ¡Tal es el amor de Dios por el hombre, como para experimentar la misma laceración de él!

A diferencia de los otros evangelios sinópticos, en Lucas se dice: «y, arrodillado, oró«, omitiendo la referencia al terror y a la angustia que se destaca dramáticamente en los otros relatos. Jesús se arrodilla, mientras que la oración se solía recitar de pie, y es una oración continua, definida con el verbo en imperfecto. Una oración cósmica, en contacto con la madre tierra, en la que Jesús llama a Dios «Abbà», es decir, «papá», palabra que le recuerda a una nueva creación, a partir de la oscuridad y el mal del mundo. En primer lugar, Jesús se aleja del mal, pide al Padre: «si quieres, aparta de mí este cáliz«, es decir, el cáliz del sufrimiento que quieren los hombres. Dios no quiere el mal, son los hombres los que construyen cruces, infligen sufrimiento a los hermanos y a la creación. Dios sufre este mal, y si pudiera elegir preferiría que este cáliz estuviera lejos de él. Pero también huye de la tentación de un Dios con varita mágica, tentación de poder e inmunidad, rezando: «Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya«. La raíz de todo el mal en el mundo está en la exclusión de Dios, cuando ponemos nuestro ego en el centro. «Mi» voluntad que excluye la voluntad de Dios, la voluntad del bien. Jesús tiene su mirada centrada, como comprenderá Francisco, en el voto de «nada propio». No basta con ser pobre, sino que en la vida hay que aspirar a no retener nada propio, porque la posesión es lo contrario al amor. En Getsemaní, esto queda increíblemente claro.

Tener fe en Dios incluso más allá del mal, incluso más allá de la injusticia. Esta querida sierva con la que aprendimos a caminar en este camino hacia la Pascua, sierva llamada Justicia: después de todo, pensándolo bien, no es justo que Jesús sea condenado y asesinado como inocente, pero la gracia de Dios es aún mayor que la evidente injusticia. La voluntad humana habría hecho huir a Jesús, la voluntad de Dios le hace resistir en el huerto. Qué gran enseñanza nos da Jesús en esta tarde de soledad, silencio y dolor: «no se haga nuestra voluntad», nuestras oraciones muchas veces egoístas, que piden el bien para nosotros mismos, «nuestra» salud, «nuestro» trabajo, o en casos de mayor altruismo, la salud de «los nuestros», el trabajo de «los nuestros», la victoria de «nuestras» guerras, el bienestar de «nuestras» ciudades. Pero más bien «hágase tu voluntad», como rezamos siempre en el Padre Nuestro, una voluntad de bien para todos, que va más allá de nuestra idea de justicia. Gran enseñanza de Jesús, precisamente en la más alta demostración de su humanidad: no era sólo Dios quien sabía que resucitaba, sino que aquí estaba un hombre que se sentía desgarrado en su relación con su padre, dentro de una inmensa injusticia. En nuestras injusticias, en nuestras oraciones, sabemos que tenemos a Jesús a nuestro lado, pero Él, en cambio, estaba terriblemente solo aquí.

Foto: Julia Volk/Pexels

El evangelio de Lucas es el evangelio de la misericordia, de la dulzura, y aquí también se confirma: en esta escena de angustia, oscuridad y soledad, «se le apareció un ángel del cielo y le dio fuerzas«. Hay un rayo de luz, un tajo en la oscuridad, que ilumina a este hombre arrodillado a un tiro de piedra de sus amigos que duermen con él, un ángel que está angustiado, reza con más ahínco: la oración, única arma que poseemos ante el sufrimiento, el mal del mundo, las guerras, las injusticias, para recordarnos que el problema no es morir -con razón o sin ella, tarde o temprano hay que morir de todos modos-, sino que el problema es vivir sin dialogar con Dios. La oración es nuestra oportunidad para el diálogo con Dios, para la certeza de su presencia en nuestro flanco. En Jesús esto es aún más dramático porque Dios es él mismo, y en este molino siente la laceración de sí mismo, un dolor que nosotros mismos no podemos ni imaginar. Hasta el punto de que «su sudor se convirtió en gotas de sangre que caían al suelo«, la vida misma, que para los judíos residía en la sangre, sale ya a borbotones del cuerpo y cae en la madre tierra, como si anticipase ya la sepultura. El sudor que expresa la vida activa, el trabajo, nuestra vida cotidiana, nuestros esfuerzos, a través del agua hermana que sale de los poros de la piel, en esta prensa, se convierte en profecía de la muerte. Jesús viene como «exprimido», como las aceitunas en el molino, ve conscientemente todo el mal del mundo que recibirá en las próximas horas. Así es la venganza de Dios, que se nos muestra en el rostro de Jesús.

«Cuando se levantó de la oración y volvió a los discípulos, los encontró dormidos, agotados por la tristeza«. La tristeza y la agonía. A tiro de piedra es la gran diferencia entre los discípulos y Jesús: nuestra humanidad vive a menudo en la tristeza, que ya nos hace vencer en el dolor, nos deja dormir; la divinidad de Jesús reside en la agonía, en la lucha, en el deseo de volver a levantarse -Lucas utiliza el mismo verbo para indicar la resurrección-, un deseo fuerte, hasta el punto de que se repite dos veces en poco tiempo, cuando les dijo: «¿Por qué dormís? Levantaos y orad, para no caer en la tentación«. Levántate y reza. Esto es lo que hay que hacer ante el mal, incluso el más injustificable. Esta es la mayor enseñanza que recibimos, en esta noche, entre los olivos de la almazara de Jerusalén.

San Francisco, en la estupenda paráfrasis del Padre Nuestro, nos recuerda: «Hágase tu voluntad, así en la tierra como en el cielo: para que te amemos con todo el corazón, pensando siempre en ti; con toda el alma, deseándote siempre; con toda la mente, dirigiendo a ti todas las intenciones y buscando en todo tu honor; y con todas las fuerzas, gastando todas las energías y la sensibilidad del alma y del cuerpo en el servicio de tu amor y para nada más; y para que amemos al prójimo como a nosotros mismos, arrastrando a todos con todas las fuerzas a tu amor, gozando de los bienes de los demás como propios y sufriendo junto a ellos y sin ofender a nadie» (FF 270). Agradezcamos al Señor esta gran enseñanza que nos ofrece en esta noche de silencio y soledad. Oremos en silencio, para que podamos aprender de Él a vivir en las injusticias y el mal del mundo.

Laudato si’!

Antonio Caschetto
Antonio Caschetto

Antonio Caschetto es el Coordinador de Programas para Italia del Movimiento Laudato Si’. Es arquitecto y también hace parte del equipo de eco-espiritualidad del movimiento, y dirige regularmente a los peregrinos en retiros en los santuarios franciscanos de Asís, donde vive con su maravillosa esposa, Angélica, sus dos hermosos hijos, Francesco y Emanuele, y Jumpy, su perro Spinone.

5 1 vote
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ana Gabriela Castillo M
Ana Gabriela Castillo M
7 months ago

Que hermosa reflexión del jueves Santo. Muchas muchas gracias!!!