Las encíclicas sociales escritas por los papas han sido una parte crucial de la doctrina de la Iglesia católica durante siglos y siguen siéndolo.